A ambos lados del espejo

Estándar

No es la primera vez que presento una obra. Lo he hecho con anterioridad con libros de compañeros, con recopilaciones colectivas de relatos y con la mía propia, pero quiero contaros mi experiencia en dos festivales de sobra conocidos por los amantes del género: la Semana Negra de Gijón y el Celsius 232 de Avilés.

Empezaré por orden cronológico, es decir, por la Semana Negra. El sábado 16 de julio, a mediodía, partí rumbo a Gijón desde tierras zamoranas. Allí había quedado con Zeta, con quien me fui a degustar unos cuantos platos típicos de la tierra. He de decir que se nos fue un poco la mano pidiendo, lo cual me sirvió para concienciarme de que la semana siguiente la iba a pasar al completo en Asturias. Continuar leyendo

#Celsius14: Encuentros, lecciones de literatura y tintos de verano

Estándar

Cuando un aficionado a la literatura me pregunta sobre el Celsius 232 mi respuesta suele ser: «es algo que no te puedes perder». A continuación, observo la cara de póquer del interlocutor de turno que refleja un «sí, claro, como no me digas más…», y trato de explayarme en mis argumentos, pero es difícil transmitir el ambiente que se respira, el cúmulo de vivencias y de sensaciones que se dan en cuatro días de festival. Y eso, señores, es frustrante. Es como asistir a un banquete lleno de manjares del que no eres capaz de explicar los matices de cada plato y solo aciertas a decir que estaba todo buenísimo y que repetirías sin duda.

A pesar de estar solo ante la tercera edición, el Celsius ya se ha convertido en el festival de referencia del terror, la fantasía y la ciencia ficción en España. Un programa variado, una organización impecable y una logística inmejorable hacen que editores, autores y lectores nos encontremos cómodos y disfrutemos de cada momento.  Continuar leyendo